pixel de facebook

Si con los 83.000 millones de euros que han de salir principalmente del core capital del sistema bancario español, es decir, de las reservas económicas para casos delicados que tienen tras la crisis del 2008, y en mucha menor proporción de eléctricas y telecomunicaciones, lo que se va a provocar, junto con la descapitalización por la bajada de los activos bursátiles de los bancos, debido a la bajada de la bolsa, es que el sistema bancario español, va a quedar expuesto a que en una futura recesión a corto o largo plazo, no tenga capacidad de aguante.

Ya la deuda generada por la crisis bancaria de 2008 de “tan sólo” 45.000 millones de euros ha dejado al estado endeudado hasta 2027. 

Gracias a este esfuerzo ímprobo, por supuesto, pagado por el tejido de los trabajadores de a pie, España tiene, al menos hasta hoy, un sistema bancario más saneado que las grandes corporaciones de Francia y Alemania.

Cuando la crisis del coronavirus deje ver en uno o dos meses las cifras macroeconómicas, definitivamente nos llegará una recesión de tamaño y duración desconocida y, por el efecto contagio en el sistema bancario europeo, rápidamente afectaría al español y será desastroso, puesto que no tendremos capacidad de reacción.

Se movilizan 117.000 millones de dinero público, de los que 100.000 millones corresponden a una línea de avales públicos para garantizar la liquidez de las empresarial.

¿Avales? Se necesita una inyección directa a pymes y autónomos. No dejarlas caer y hacer promesas no concretas a largo.

¿No se recorta un céntimo de los gastos del estado, autonomías y otras administraciones?

La falta de ingresos, liquidez, medidas directas a las agencias inmobiliarias, que no podemos ni abrir nuestras oficinas, ni atender a Clientes compradores ni vendedores, ni captar nuevos inmuebles, ni enseñar nuestro producto (viviendas, locales comerciales…) han provocado la absoluta paralización del sector.

¿No somos las agencias inmobiliarias pues, un sector vulnerable? El gobierno no nos incluirá. Como a otros muchos.

El efecto a corto será la desaparición de aquellas que no tengan un buen colchón de liquidez y una estrategia empresarial sólida con escenarios siquiera cercanos a lo que se nos ha sobrevenido, un sistema de trabajo tecnológicamente solvente y por supuesto reducciones de plantilla en aquellas sobredimensionadas.

En siguientes capítulos de este monográfico, explicaremos medidas para paliar esta situación.

Juntos, saldremos adelante, y mientras tanto, haz lo que puedas, con lo que tengas, estés donde estés y trabaja desde casa.

Instagram

Llámanos