pixel de facebook

Si apuestas por comprar un piso con piscina comunitaria estarás adquiriendo unas ventajas que nunca podrás tener en una vivienda que no disponga de este espacio común. Piensa que disfrutar de un entorno donde puedas refrescarte en verano, a unos metros de tu casa y en un espacio reducido de tu urbanización, te dotará de unas magníficas prestaciones y comodidades.

¿Por qué comprar una vivienda con piscina comunitaria?  

Si te inclinas a elegir la opción de comprar una vivienda en una urbanización con piscina, tendrás la posibilidad de utilizarla durante toda la época de calor. Ya no tendrás que preocuparte de trasladarte a piscinas públicas o pedirle a los amigos, que sí dispongan de ella, el favor de si puedes ir a darte un chapuzón. 

Algunas zonas son especialmente calurosas, como puede ser toda la parte este y sur del país. Por ejemplo, hay pisos en Granada con piscina comunitaria que harán olvidarte de las subidas tan intensas que ocurren en esta preciosa ciudad en verano.

Invertir en uno de estos pisos hará que ya no sea un problema pasar un agobiante agosto allí, porque en vez de recibir el calor del asfalto podrás estar con tu toalla tomando el sol y remojándote cuando te apetezca. 

¿Cuáles son las ventajas de comprar una vivienda con piscina en la urbanización?

Existen múltiples ventajas de las viviendas con piscinas comunitarias. Para que despejes las dudas que puedas tener actualmente en la elección de tu nuevo hogar, a continuación te detallaremos las razones que tienen más peso:  

· Tendrás el privilegio de bajar a darte un baño en el momento que quieras, siempre respetando, por supuesto, los horarios de descanso.

· Si tienes hijos, te aseguramos que será difícil sacarlos del agua y pasarán unos veranos que siempre recordarán. Los niños adoran jugar en las piscinas y, además, estarás contribuyendo a que puedan sociabilizarse con el resto de niños de la urbanización. 

· Fomentarás la buena relación con tus vecinos porque podrás tener charlas diarias con ellos sobre los temas que más os interesen. 

· Al tener piscina, tu vivienda siempre será más fácil de vender, en el caso de que algún día te lo propusieras. 

· Tendrás más facilidades para invitar a tus amigos o familiares a pasar el día a tu casa en verano porque podréis escapar del calor con un refrescante chapuzón veraniego. 

· Podrás bajarte a leer un libro a la sombra, tomar el sol mientras escuchas música o bajarte a nadar a primera hora de la mañana. Piensa que solo con unos cuantos largos al día, tu cuerpo te lo agradecerá y harás deporte sin necesidad de pagar un gimnasio o sentir el calor asfixiante de julio y agosto. Sin lugar a dudas, tu vida será mucho más saludable. Si tienes niños será mucho más fácil enseñarles a nadar. 

· Te olvidarás de tener que contratar empresas de mantenimiento o encargarte de comprar productos específicos para limpiar el agua y mantenerla transparente. La propia comunidad se encargaré de este servicio y tendrás a tu disposición un recinto en el que solo te tendrás que preocupar de disfrutarlo. 

· En los días en los que no tengas tiempo para descansar, siempre podrás bajar a remojarte y subirte a casa para seguir con tus responsabilidades. 

· Será mucho más difícil que te roben porque, únicamente, estarás rodeado de personas conocidas. Además, si la piscina tiene unas dimensiones determinadas, será obligatoria la presencia de un socorrista que te dará mucha más seguridad. 

En conclusión, adquirir un piso con piscina comunitaria te dará la oportunidad de ver el verano con otros ojos y sentirte un privilegiado cada vez que pienses que a tan solo unos pasos de tu hogar tienes un paraíso refrescante privado. 

 

Imagen por Ben Kerckx de Pixabay

Llámanos