pixel de facebook

A la hora de comprar una vivienda familiar no puedes actuar de cualquier manera. Lo normal al hacer estas inversiones es buscar un espacio para habitarlo durante años y contar con un hogar en el que criar a los hijos. No hagas la elección a la ligera. La ubicación, las necesidades de la familia o la distribución del propio hogar son aspectos a tener en cuenta. ¿Hay alguno más?

¿Qué tener en cuenta en las viviendas de lujo familiares?

Estas viviendas tienen una particularidad: deben cobijar a varias personas de distintas edades. Esto implica atender a diferentes necesidades y priorizar unas sobre otras. Además, si lo que buscas es mantener un buen nivel de vida, no puedes dejar de lado cierto lujo. Sigue nuestras recomendaciones.

Una ubicación adecuada

Esta es una recomendación que se debe cumplir en las viviendas de lujo convencionales, pero en las familiares adquiere un mayor peso. ¿La razón? Al tener hijos a tu cargo y quizás personas mayores, no puedes despreciar la cercanía a determinados servicios. Un centro escolar para los niños o jóvenes, una residencia para ancianos o un centro sanitario son algunos de los más destacados.

La idea es simplificar tu día a día y garantizar que la familia esté cubierta ante cualquier eventualidad. Pero también es un ahorro. Si encuentras una vivienda de lujo cerca de un buen instituto, te ahorrarás el transporte a uno que esté más lejano. Esta es una de las claves para aumentar el valor de este tipo de inversiones en inmuebles.

Estilo de vida y gustos

Cuando llega el momento de elegir, los gustos suelen tener un peso importante. Al fin y al cabo, tendrás que vivir en ese hogar durante años o tenerlo como una inversión. Además, debe contar con una serie de requisitos que se adapten al estilo de vida de tu familia. Si, por ejemplo, sois unos auténticos entusiastas del mundo del motor, un garaje de grandes dimensiones puede resultar interesante; pero si os gusta leer, contar con una habitación grande para construir una biblioteca privada no es una mala elección.

El tamaño

Como te imaginarás, ni todas las familias tienen las mismas necesidades ni un tamaño igual. Procura que las dimensiones del hogar y el número de habitaciones sean suficientes para que todos los miembros tengan su espacio propio. En el caso de una familia numerosa, apuesta por una casa con habitaciones de diferentes tamaños, espacios amplios y pocos pasillos, varios cuartos de baño y una cocina fusionada con el salón. 

Sin embargo, en caso de que tengas una familia pequeña y no planees expandirla (algo para lo que tendrías que prepararte en caso contrario), con un hogar acogedor, un salón amplio en el que reunirse y habitaciones para cada individuo será suficiente. Pero no olvides garantizar la máxima comodidad de cada uno de los inquilinos.

Revisa las cargas de la vivienda durante el proceso de venta de casas

Ya sea para invertir o para entrar a vivir, cotejar las cargas que soporta la vivienda es algo muy recomendable. En la venta de casas pueden omitirse ciertos detalles, los cuales pueden convertirse en sorpresas muy desagradables. Para revisar este apartado tendrás que acudir a un registro de la propiedad y solicitar una nota simple. En el documento podrás comprobar las cargas que pesan sobre la vivienda. 

Por ejemplo, podría pesar sobre ella una hipoteca, de la cual no te ha avisado el actual propietario. Asimismo, también podría estar sometida a la devolución de alguna deuda con el ayuntamiento.

Si estás planeado comprar una vivienda familiar, ten en cuenta estas recomendaciones. De esta manera, podrás disfrutar en plenitud de tu nuevo hogar junto a todos sus inquilinos.

Imagen por Pexels de Pixabay

Llámanos